Ópera “Orfeo”en versión High Tech triunfó musicalmente en Providencia y Rancagua

 

evelyn-ramirez-y-patricio-sabate
Evelyn Ramírez (La Mensajera) y Patricio Sabaté (Orfeo) en la producción de la ópera ‘Orfeo’, de Monteverdi, realizada por el Teatro Regional de Rancagua.

 

Jose Luis Arredondo A.

Trágica historia de amor, una de las más grandes concebidas por la mitología griega, es la del cantor Orfeo y su amada ninfa Eurídice. Luego de una breve felicidad incial, ella muere accidentalmente, y el joven, angustiado, decide bajar al inframundo en busca de su amor. Allí Plutón, conmovido por el canto de Orfeo y los ruegos de su esposa Proserpina, acepta que Eurídice vuelva con su amado a la superficie, siempre y cuando Orfeo no la mire hasta que hayan abandonado por completo el reino subterráneo. Pero el joven mira hacia atrás para ver si su enamorada lo sigue, por lo que la figura de su amada se desvanece para siempre. En 1607, el músico italiano Claudio Monteverdi (1567 – 1643) puso música a esta fábula, con libreto de Alessandro Striggia, y la convirtió en la primera ópera oficial de la historia.

El Teatro Regional de Rancagua programó la ópera ‘Orfeo’ como tercer y último título de su temporada lírica 2016, en una producción contemporánea que cuenta en lo músical con un hito artístico en nuestro país, como es la participación del ensamble Sacqueboutiers de Toulouse, agrupación especializada en el repertorio de música antigua ejecutado con instrumentos de época. Verdaderos maestros del estilo barroco, Les Sacqueboutiers interpretaron la música de Monteverdi junto a la Orquesta Barroca Nuevo Mundo y el Coro Nuevo Mundo, bajo la dirección del especialista argentino Eduardo Egüez, en tres funciones presentadas en el Teatro Oriente de Providencia y el Teatro Regional de Rancagua, entre el jueves 29 de septiembre y el 1 de octubre pasado.

Gracias a ellos, el público pudo disfrutar del sonido barroco químicamente puro, ejecutado por instrumentos de arcaico origen y que es infrecuente hallar en las orquestas de hoy en día en nuestro país.

Fue esta una excelente versión que contó con el destacado barítono Patricio Sabaté en el rol protagónico. Como Orfeo, Sabaté hizo gala de su versatilidad (hace dos semanas lo vimos encarnar un muy buen Marcello en La Boheme, de Puccini, en el Municipal de Santiago) y entró de lleno en el papel del joven cantor de Tracia, lució su conocido timbre de hermoso color y esa capacidad dramática que llena la escena gracias a un considerable volumen vocal y profundo sentido teatral, haciendo gala de una buena capacidad para llevar sobre sus hombros casi todo el peso de la obra.

La soprano Amalia Montero fue “La Música” y en ese rol dio muestra de su manejo en el estilo, con un timbre claro, vibrante y de hermoso color, coronado por un fraseo muy expresivo.

Bien la Eurídice de Evelyn Vergara, que cumplió con los requerimientos del breve papel. Punto alto fue La Mensajera de la mezzo Evelyn Ramirez. Una vez más la experiencia y el sentido dramático de esta artista la hacen sobresalir e imponerse con total propiedad y calidad. Su voz de firme centro y potentes graves le confirió sentido trágico al personaje, portador de la funesta noticia de la muerte de Eurídice. Ramírez impuso presencia y seguridad a un rol de vital importancia en el dramatismo de la obra. Luciana Mancini en el doble rol de La Esperanza y Proserpina estuvo entre lo mejor de la velada, en una performance que evidencia un notable manejo del canto requerido, atractivo registro y muy buen desempeño escénico.

Muy bien estuvo el bajo-barítono Sergio Gallardo, con su timbre oscuro y de amplio registro, del que hizo gala, fue el soporte de un Caronte siniestro, inquietante y dramático. Gallardo trabajó su rol desde la dureza y la oscuridad, lo que confirió el perfecto perfil de un personaje del averno.

Completaron el elenco un seguro Eleomar Cuello (barítono cubano avecindado en Chile), quien estuvo a cargo de Plutón y Apolo; las Ninfas de Madelene Vásquez y Virginia Barrios y los Pastores y Espíritus de César Sepúlveda y Martín Aurra.

La puesta en escena del músico Marcelo Vidal optó por una lectura contemporánea y tecnologizada de la obra. Vidal aterrizó su “Orfeo” en la contingencia misma de nuestro siglo, dominado por la imagen y los soportes mecánicos y digitales, entre los que incluso se contó con un robot que simbolizó un mundo regido y dominado por la tecnología.

Un andamio, provisto de correa transportadora y ascensor a un segundo nivel, como dispositivo escénico por donde se movían, entrando y saliendo los personajes, sirvió como estructura dominante del mundo de superficie y subterráneo. Con apoyo de imágenes provenientes de cinco pantallas de diferentes tamaños, del tipo plasma, se ambientaron los diversos escenarios del viaje de Orfeo a los infiernos.

Corrieron a la par en la modernidad de la propuesta el vestuario de Anita Saavedra, con claros guiños a la informalidad y soltura del look deportivo combinado con algunos guiños a la estética punk.

Debe destacarse el estreno de esta producción del Teatro Regional de Rancagua en un teatro del sector oriente de Santiago. Fue un proyecto de altura internacional gestado en región y que, gracias a un sentido de fecunda colaboración entre comunas, pudo ser apreciado en la capital de Chile.

 

 

 

 

 

2 comentarios

  1. La música estuvo increíble con la polifonía instrumental renacentista y las primeras arias barrocas. Bella interpretación de la Orquesta Barroca Nuevo Mundo y Les Sacqboutiers de Toulouse.

    La puesta en escena, lamentable. La maquinaria hace sentido en el 2do acto del Hades, pero no en el 1ro y 3ro que son los campos y bosques de Tracia en el norte de Grecia. La letra habla de pastores, pero estaban todos vestidos de la pobla en el 1er acto y luego de rebeldes mercenarios futuristas en los otros 2 actos que fusionaron.

    Los cantores muy buenos, especialmente Orfeo, Euridice, la Mensajera, Proserpina, Plutón, la soprano, el contratenor y los tenores del coro. La Música tenía un poco de vibrato al principio, luego lo suavizó.

    ¡No hubo bailarines para los ballettos del principio y morisca del final, sólo coro! 😧

    Y no había regal u órgano di legno (positivo), era un teclado electrónico 🎹 😱

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s