unnamed (11)

El documental aborda la paradoja de ser prisionero en la isla más remota del planeta. Desde el 4 de octubre en cartelera de Arica a Punta Arenas.

¿Dónde iría un fugitivo en la isla más remota del planeta? Esta es la premisa del documental dirigido por la realizadora chilena Tiziana Panizza (74 mt2 y Dear Nonna: a film letter, entre otros), y producido por Macarena Fernández y Soledad Silva, donde registra la vida de los presos y gendarmes de la cárcel de Rapa Nui, narrando aspectos desconocidos de la historia de su pueblo.

La idea de prisión ha marcado el destino de los habitantes de esta isla, cuyos ancestros fueron sometidos por una empresa ovejera británica e impedidos de salir al exterior.

Esto es revelado en el filme a través de relatos de los mismos isleños y material inédito -chileno y extranjero – registrado en Isla de Pascua durante el siglo XX.

“Tierra sola es una observación de la cárcel de Rapa Nui y, al mismo tiempo, una revisión de su pasado como un lugar que fue una especie de cárcel para sus habitantes. Descubrimos que la isla había sido arrendada a una hacienda ovejera inglesa y que sus habitantes fueron relegados en su propio pueblo, sin permiso para circular por su territorio y sin los derechos fundamentales de cualquier ciudadano chileno”, señala su directora.

Tierra sola también narra la historia de los abuelos de Rapa Nui que sobrevivieron tras fugarse de la isla en frágiles embarcaciones, buscando mejores condiciones de vida. Ellos cuentan cómo fue su fuga y cómo sobrevivieron más de 50 días en alta mar; testimonios que para su realizadora son el corazón de la película porque hablan de una lucha por la libertad.

“Por otro lado, está la historia más contemporánea de la isla, a principios del siglo XX, donde -en esta situación de cárcel que se vivía, en un lugar donde es imposible fugarse porque se encuentra en medio del Océano Pacífico- uno se cuestiona el sentido que tiene una cárcel en un espacio del que es imposible huir, entonces la película gira sobre esta idea”, concluye Panizza.

Mezclando estos archivos con imágenes tanto de la flora y fauna de la isla, como de los presos y su rutina -que contempla salidas a jugar fútbol o a vender artesanías- el film contrasta el estereotipo y paternalismo continental, con la visión que tiene el pueblo rapanui de sí mismo, instalando una reflexión respecto a la posición del Estado chileno frente a las reivindicaciones de los isleños.

Fecha de estreno: 4 de octubre en salas Miradoc

unnamed (10)

Deja un comentario