Por José Luis Arredondo.

Jaime y Frida no se ven desde el año 1995, cuando eran compañeros de curso en el 4to medio del Chilean Mountain School. De eso han pasado 23 años y hoy es la oportunidad de reencontarse para rememorar anécdotas, evocar historias y recordar a compañeros que fueron parte esencial de su vida entonces. Un reencuentro que traerá más de una sorpresa y un inesperado final.

«1995, el año …» es un nuevo intento por hacer de los musicales un fenómeno permanente en nuestra cartelera, también es el debut de la Compañía de Teatro Musical Nescafé de las Artes, valiosa iniciativa que tiene como directora a la destacada artista Maitén Montenegro, quizás la figura mas idónea en nuestro país para llevar adelante un proyecto de estas características.

Es una historia de pocas ambiciones y personajes más bien esquemáticos que configuran los tipos standar que se dan en un curso (el galán, el mateo, el tímido, el payaso, la niña bonita, la nerd, la amiga de todos etc). Jaime y Frida adultos tampoco tienen, en lo dramático, mayores relieves, y como carácter se sustentan en sus recuerdos y un coqueteo que pretende terminar algo que quedó inconcluso en sus años de adolescencia.

La fortaleza de la historia en sí radica en el conflicto que sufre uno de los alumnos, una historia relacionada con temas de vocación, sexualidad e inclusión y que se manifiesta a raíz de la participación del curso en un festival musical que los saca de su rutina y los valida ante el colegio como un grupo de ocultos y potenciales talentos.

La puesta en escena es más bien básica y deja avanzar con fluidez la historia, las pistas musicales grabadas funcionan bien aunque le restan esa energía irreemplazable que tiene la música en vivo. Un discreto diseño coreográfico bien ejecutado le da buen ritmo al conflicto y logra crear la atmósfera noventera que evoca un cuidado, en cuanto a época, vestuario.

En resumen me parece un trabajo meritorio en su proyección, ejecutado con profesionalismo, entrega y compromiso. La primera piedra de un proyecto que en la medida en que crezca se puede transformar en un buen referente del teatro musical en Chile. Desde ya valoro el que se den el trabajo de llevar a escena una obra inédita que implica un esfuerzo creativo que es destacable.

Elenco: Nathalie Nicloux, Santiago Tupper, Felipe Moya, Sergio Melendez, Dominga Hoffens, Adonys Díaz, Sofía Galleguillos, Fernanda Canales, Fernada Bronstein, Lucas Figueroa, María José Escoda, Jacob Reyes, Denisse Blanchemin, Fernanda Seguel, Tamara Zúñiga, Loreto Leiva, Valentina Bozo, Macarena García, Andrés Arcaya, Natalie Bustos, Linus Sánchez y Claudio Rodríguez.

Musical basado en los monólogos del libro “El año que nos volvimos todos un poco locos” de Marco Antonio de la Parra / Adaptación: Marco Antonio de la Parra, Maitén Montenegro, Jorge Rendic y Rodrigo Aray / Compositor y Director musical: Rodrigo Aray / Diseño coreógrafico: Nicolás Cancino / Colaboración y concepto coreográfico: Cat Rendic / Diseño y realización escenográfica: Cuervo Rojo Escenografía.

TEATRO NESCAFÉ DE LA ARTES (Manuel Montt 032) Desde el 6 de noviembre.
Consultas: Al 2236 3333, anexo 109.

Fotos de Javier Valenzuela.

 

 

 

 

 

Deja un comentario