·        En la cita se esperan más de 200 creadores procedentes de 20 países, entre ellos, los chilenos Camilo Yáñez, Enrique Ramírez, Benjamín Ossa y Christian Oyarzún.

Chile estará presente en la 13ª Bienal de La Habana, el mayor evento de las artes visuales de Cuba, que se realizará entre el 12 de abril y el 12 de mayo de 2019. Los artistas de nuestro país que participan son Camilo Yánez (“Poética, podredumbre y polyvisión”) y Enrique Ramírez (“Semilleros”), quienes cuentan con el apoyo de la Dirección de Asuntos Culturales, Dirac, del Ministerio de Relaciones Exteriores, mediante el Concurso 2019, por un proyecto presentado por la Embajada de Chile en ese país. También asistirá Benjamín Ossa (“Un invisible faro”), con el respaldo de Galería Artespacio, Fundación Colección Ca.Sa y galería Panama NG Art Gallery.

La Bienal de La Habana 2019, en esta edición curada por el cubano Nelson Herrera, apuesta a que la ciudad capital de la isla se convierta en un «corredor cultural» en el que interactúen los creadores y el público, bajo el tema «la Construcción de lo Posible», un espacio para aquellas tipologías del arte contemporáneo que entiendan la creación como «acontecimiento vivo o experiencia en curso».

Además, en las últimas ediciones ha tenido un proceso de continuidad en algunas líneas de trabajo que se mantendrán en 2019 con proyectos que tienen puntos de contacto con otras manifestaciones como la música, la literatura y la danza. Para este año se propone abarcar un espacio público mayor -de unos seis kilómetros de calle- donde instalar obras con el fin de «hacer del arte un acto cotidiano»

Los representantes del Consejo Nacional de las Artes Plásticas y del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam -ambas instituciones del Ministerio de Cultura de Cuba- insistieron en su objetivo de que el arte «invada la ciudad», al celebrarse el 500 aniversario de La Habana.

El curador aseguró que para 2019 el evento se extenderá por primera vez fuera de La Habana -su sede habitual desde 1984- para llegar a otras provincias del país caribeño como Matanzas (occidente), Cienfuegos, Sancti Spíritus (centro) y Camagüey (centro este).

Proyecto “Semilleros” de Enrique Ramírez

El proyecto curatorial de Luz Muñoz, con el artista Enrique Ramírez, donde también participa el educador Emiliano de la Maza, contempla reflexiones y acciones desde el contexto del arte, a través del proyecto artístico y educativo de Ramírez, además de un dialogo abierto con la comunidad, sobre ecología, biodiversidad y conciencia planetaria.

“Semilleros” invita a poner en común lo que tenemos, desde la riqueza y diversidad del planeta y en el contexto local con el pueblo cubano, cruzando opiniones y experiencias de la comunidad, teóricos y artistas, en la búsqueda promover el intercambio y la generación de conocimiento en una triangulación de actores en espacios comunes de diálogo y acciones.

“Poética, podredumbre y polyvisión” (2018-2019) de Camilo Yáñez

Por medio de trípticos visuales en movimiento, proyectados en tres pantallas, acciones secuenciales y simultáneas, se presentan distintos puntos de vista focales sobre el transcurrir de nuestra existencia en una micro y macro escala, para estar atentos a los procesos que ocurren después de la muerte de una planta, de un animal o en medio de un colapso social o una catástrofe natural.

“Poética, podredumbre y polyvisión” visibiliza los procesos orgánicos de vida y muerte, de putrefacción, descomposición, fermentación y regeneración, observados desde la microbiótica y confrontados con imágenes mediales que documental diversos procesos políticos en el mundo actual.

“Un invisible faro” de Benjamín Ossa

La obra, curatoría de Juan Delgado, consiste en 3.966 discos de aluminio de 100 y 150 mm de diámetro, suspendidos por medio de cables de acero inoxidable, desde una estructura conformada por tubos de acero dispuestos en grupos de triángulos equiláteros.

Ésta pretende situarse como una suerte de faro, monumento que recoge y evidencia los fenómenos naturales que ocurren en el Malecón: el sol, el viento y diversidad que transita por el Malecón. Un cuerpo tubular y semi-traslúcido que indaga en la noción de lo visible, de la pertenencia y de la situación fenomenológica que ocurre en el espacio. ¿Cómo el sol parpadea sobre el mar?, ¿cómo el viento golpea y desplaza lo frágil?, ¿cómo un color se convierte en una identidad extendida en el tiempo?

“Drifters” en “NPC: Non-Playable Character” de Christian Oyarzún

Curatoría de Lesly Fonseca y Rodolfo Peraza, indaga cómo la cultura de los videojuegos e Internet han modificado radicalmente la política, la información y el arte en la actualidad, especialmente en su producción, distribución y recepción.

La exposición reúne un conjunto de obras relacionadas con los amplios efectos de la industria del entretenimiento y la web, como práctica artística y cultural contemporáneas. Entre los creadores participantes se encuentran Vuk Cosic (Eslovenia), Yucef Merhi (Venezuela), Nina Coulson (Reino Unido), Filio Gálvez (Cuba), El Diletante Digital (Cuba), Rewell Altunaga (Cuba), Naivy Pérez (Cuba), Serones (Cuba) y Rodolfo Peraza (Cuba), Hamilton Mestizo (Colombia) y Christian Oyarzún (Chile).

La exposición ha sido asumida como proyecto colateral a la XIII Bienal de La Habana, por el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y será incluido dentro de los catálogos oficiales.




















Deja un comentario