Por José Luis Arredondo.

Con un repertorio centrado principalmente en canciones latinoamericanas y zarzuela, debutó el pasado sábado 4 de mayo en la histórica sala capitalina la española Ainhoa Arteta, acompañada del pianista italiano Marco Evangelisti.

Desde un comienzo quedó claro que se trataría de una velada de canciones y zarzuela por sobre arias de ópera.

Y se justificó ya que sin duda ahí están sus fortalezas. Ainhoa tiene carisma, calidez y mucho dominio escénico, y su voz actualmente se desenvuelve mejor en este terreno que en el operático propiamente tal. Sobretodo porque hay buen dominio del centro más que de los graves y agudos, de hecho estos últimos suenan estridentes y ásperos, y tampoco luce buenos pianissimos, lo que fue patente en “O mío babbino caro” (Gianni Schicchi. Puccini) y “Io son l’umile ancella (A. Lecouvreur. Cilea), aquí sin duda resaltó un sentido “Vissi d’arte, vissi d’amore” (Tosca. Puccini), más que un bien actuado pero regularmente cantado “Un bel di vedremo” (M. Butterfly. Puccini).

Por el contrario, su interpretación de “Alfonsina y el mar” (Ariel Ramírez), estuvo entre lo mejor de la noche, junto a las “Canciones españolas antiguas” (F. García Lorca) y a dos arias de las zarzuelas “La del manojo de rosas”, de Pablo Sorozabal, y “El barberillo de Lavapiés”, de Francisco Asenjo Barbieri.

Nos encontramos con una intérprete cálida, con mucho duende, que interactúa con el público ya sea en tono serio o liviano, con carisma y humor, que cuenta anécdotas y agradece estar en un país que siente cercano gracias a su amistad con nuestra destacada cantante lírica Verónica Villarroel.

Una visita agradable de ver y oír, pero que al menos en lo estrictamente lírico quedó al debe en las arias mencionadas.








One thought on “Soprano Ainhoa Arteta en el Municipal de Santiago: De España vengo, de España soy”

Deja un comentario