Por José Luis Arredondo

Nunca mejor puesto un nombre a un documental o película, porque aquí estamos frente a un riguroso, detallado y ajustado autorretrato de la más popular y mediática diva de la ópera del siglo XX. Tal como se enuncia, María Callas nos entrega, en sus propias palabras, un pormenorizado y muy emotivo testimonio de lo que fue su azarosa y apasionante vida, tanto en lo artístico como en lo personal.

Articulado a partir de una extensa entrevista televisiva, el director Tom Volf se explaya sobre la vida de Callas desde su cénit como la gran diva de la ópera del siglo XX, hasta sus pacíficos pero solitarios últimos tiempos en el departamento de la Av. Georges Mandel, en Paris.

Es un recorrido emotivo, en el que la vemos rodeada del glamour de su época dorada hasta la triste quietud de sus últimos días, soñando con un posible regreso o una probable carrera como actriz. Se intercalan imágenes de sus traslados por el mundo, con otras en las que interpreta arias de óperas que cimentaron su fama mundial. Es en estas últimas donde la vemos dueña de esa dramática expresividad que la hizo inmortal en el universo de la lírica, y justifican de alguna forma esas otras imágenes donde debe hacerse cargo del mito que ella misma construyó y que resultó una carga demasiado pesada para sus hombros.

Volf no oculta su admiración, la selección del material es muy rigurosa y denota pleno conocimiento de cada etapa y cada arista del fenómeno Callas, aunque siempre otorgando un lugar destacado para que se exprese María, la mujer tras el mito.

“María por Callas”, redunda en información que los fanáticos de la artista seguramente ya conocían, su real fortaleza, más allá de la documentación en la que brilla material inédito, está en la mirada del director y en un montaje de reposada y creciente emotividad, en la cercanía que logra provocar la cantante y en la fuerza que adquiere ante nuestros ojos su calidad artística.

Un valioso documento sobre un verdadero animal de escenario, intenso en la alegría y el dolor, en la fama, en la soledad y el desengaño. Una artista que aquí se nos expone en su agonía como en su éxtasis, y que hasta hoy es el símbolo de la diva en el mundo de la ópera.

En cartelera de Cines Hoyts, Normandie y El Biógrafo.

Deja un comentario