Reescritura de Juan Pablo Troncoso bajo la dirección de Laurène Lemaitre y Nicolás Espinoza, el clásico de Henrik Ibsen, referencia ineludible dentro de los movimientos de liberación femenina, regresa en una inédita adaptación resultado de la  residencia artística que el grupo realizó en Watermill Center de Nueva York.

A través de lo que denominan “performance fílmica” –forma teatral y cinematográfica que supone la captura, edición y proyección de imágenes en tiempo real y frente al público–, la puesta en escena desdobla la acción en teatro y cine.

En 2014, Colectivo Zoológico presentó su versión de Un enemigo del pueblo de Henrik Ibsen. Esta creación dio inicio a su particular lenguaje centrado en la mezcla de teatro con captura y proyección de video en vivo, determinó al actual grupo que lo conforma y les abrió muchas posibilidades artísticas, tanto así que en el año 2018 fueron invitados a presentarla al Festival Ibsen en Oslo, organizado por el Teatro Nacional de Noruega.

Desde entonces el anhelo de volver a trabajar un texto suyo apareció constantemente en nuestras conversaciones. Esta obra surgió como una necesidad hace dos años cuando empezamos a releerla y sentimos que nos permitía indagar en temas que nos tocaban como las relaciones de poder al interior de la pareja, además de profundizar en nuestro lenguaje escénico”, declara Laurène Lemaitre con respecto a Casa de muñecas, coproducción M100 que regresa este martes 28 de eneroprotagonizada porNicole Waak, Juan Pablo Troncoso, José Manuel Aguirre y Germán Pinilla.

“Nuestra propuesta convive con acercamientos biográficos a la experiencia del amor, para así habitar la finísima línea que separa ficción y realidad/ público y privado, tensionando el estatuto de lo real en el escenario. Nuestro grupo busca cuestionar la idea hegemónica de amor en las sociedades capitalistas, en que el ideal de pareja heterosexual, aún perpetúa su dominio simbólico, moral y político, constituyendo uno de los pilares que sostienen nuestra sociedad conservadora”, agrega.

Escrita por Henrik Ibsen en 1879, Casa de muñecas se convirtió en una de las obras más importantes en la historia del teatro occidental, cuestionando los límites de aquello que entendemos por amor romántico y su violenta relación con la libertad de la mujer. En esta apuesta, Nora, rodeada de hombres y aislada de su familia, renuncia a su matrimonio y a su hijo luego de un feroz despertar a la farsa que escondían los muros de su casa. Mantiene la estructura de la obra original, pero actualiza el conflicto en pos de preguntar, ¿Qué entendemos por amor?, ¿Cómo se adentran las normas sociales en la intimidad de las relaciones de pareja?, ¿Qué es el amor romántico y de qué maneras sanciona los cuerpos y las vidas de las mujeres?

“La figura de Nora ha trascendido en el tiempo y se ha levantado como un símbolo de los movimientos de liberación femenina. No describe a una heroína. Es una madre, una mujer sentimental, débil, maternal, bruja, loca, promiscua, desatada… la podríamos definir con todo esos términos que los hombres usan para referirse a las mujeres. Las mujeres siempre son juzgadas desde el punto de vista del hombre. Tanto en la obra de Ibsen, como en nuestra versión, se refuerza ese punto de vista y exploramos cómo eso limita o se relaciona con la mujer”, concluye.

Santiago Off

28 y 29 de enero
martes y miércoles, 19.30 hrs. $ 3.000.-
Matucana 100, Stgo.

2° Temporada

25 de marzo al 5 de abril
Miércoles a domingo
Precios y horarios por definir











Deja un comentario