Toda la Cultura: El FIC Puerto Montt ha definido un foco regional muy preciso en el cine que se realiza en la Patagonia.

Marcelo Utreras: El Festival de Cine de Puerto Montt, que se realiza gracias al aporte de nuestra Municipalidad, tiene ciertas intencionalidades, y una de esas es el foco territorial. Y éste definió que la Patagonia, sea esta chilena o argentina, era el lugar donde se quería promover la realización de actividad audiovisual, reconociendo en los cortos y en los documentales a los exponentes, a los creadores de este territorio.

TC: Hay alguna característica del cine del territorio patagónico que creas tú que une estas películas, algo que convoque ahí especialmente ?

MU: El principal triunfo de la globalización es desdibujar la unidad y la identidad territorial, por lo que creo que no hay mejor forma de defensa que promover la historia local y el contenido local; justamente, si esto se hace bien, es lo más universal que hay. Por ahí alguien acuñó el término «glocal», lo más global es precisamente lo local. Creo que el triunfo de «Parásitos» en los Oscar, por ejemplo, demuestra que, viniendo de Asia, una historia de desigualdad también puede resonar en Latinoamérica. Reconocer lo local es una forma de decir que la actividad universal del cine se puede hacer, y se puede hacer con buena factura y buenas ideas en el espacio local.

TC: Llama la atención la cantidad de producción que hay en el cine regional, en el cine patagónico, hecho por realizadores jóvenes…

MU: Probablemente eso tenga que ver con la normalización de la tecnología y del conocimiento, en términos de que hoy día es más fácil aprender los elementos técnicos que tienen que ver con lo audiovisual, y hay posibilidad de ejercer el audiovisual en la calle, en el domicilio, en el espacio íntimo, gracias a la baja de precio de los elementos técnicos. Eso es una parte que explica el fenómeno.

También hay una generación a la que el audiovisual le dice más; así como para nuestra generación el texto era lo primordial, o el acorde, para esta generación es lo audiovisual, que no es solo la imagen, es la imagen dotada de movimiento y sonido, y creo que en parte las redes sociales forman parte de esta explosión de creadores, y enhorabuena si salen mil creadores. Por lo tanto, darle espacio a esos creadores es parte del objetivo y la naturaleza de un festival que se declara tan inserto en un territorio, porque lo que estamos haciendo aquí es levantar una banderita. No pretendemos aún estar en el circuito de los grandes festivales (por supuesto queremos caminar para allá), pero vamos dando pasos firmes arraigándonos en el territorio, con los pies bien puestos aquí.

TC: Siendo esta la segunda edición del Festival de Cine de Puerto Montt, cuál es el desafío que ves?

MU: Creo que hay asignaturas que sorteamos bien en el primer festival. Uno es el aspecto técnico, gracias a nuestros amigos del Festival de Cine de Valdivia. Quién mejor que ellos para acompañarnos y asesorarnos en ese desafío técnico y en el tema de la programación! Creo que hemos logrado un punto alto del evento, pero sin duda todo festival no solo tiene que convocar a creadores que quieran participar en la competencia, sino también al público, y creo que ahí hay un desafío importante para seguir insistentemente, con contumacia, programando audiovisual, cine, todo el año, siendo capaz de mover a la gente a la fiesta del cine que es este festival. Creo que por ahí está el desafío más importante, la creación de audiencia para el evento. No es una cosa fácil, tenemos la experiencia de haber hecho durante 30 años los Temporales Teatrales y sabemos que en las primeras cinco versiones no era el suceso de público que es hoy día, y eso es precisamente lo que queremos lograr con el FIC Puerto Montt.

Deja un comentario