Por José Luis Arredondo.

“Si no soy yo, quién. Si no es ahora, cuando” (El Talmud).

A sus 19 años Esther (Esty para sus conocidos) no conoce más que una realidad, la que se vive al interior de su comunidad judía ultraortodoxa en Brooklyn, Nueva York.

Es un mundo cerrado en sí mismo, donde se vive y muere de acuerdo a los preceptos de la Torá y el Talmud, sin apartarse un milímetro de lo que ahí se dictamina. Los hombres trabajan y llevan a cabo los ritos, mientras las mujeres se dedican a las labores del hogar y a ser madres; llevar la casa, obedecer al marido y tener la mayor cantidad posible de hijos es lo que da sentido a sus días y noches.

Sin embargo, esta vida no conforma ni conforta a la protagonista de esta serie. El espíritu y la mente de Esty buscan mucho más; ahogada hace un año en un matrimonio arreglado y poco feliz, sueña con vivir una vida más plena, una en la que ni el amor ni el sexo sean rutina y en la que la música que ama sea un vehículo de realización personal. Por eso toma una determinación extrema, dejará Nueva York sin previo aviso y volará hacia Berlín, ciudad donde vive su madre; para encontrar un sentido a su existencia y vivir la libertad que nunca ha experimentado al interior de su asfixiante comunidad.

La llegada a la capital alemana abre un universo a sus ojos, se encuentra con una urbe en la que la diversidad es el sello, palpa la vida de una comunidad que vivió los horrores del nazismo y camina por los lugares donde su raza sufrió el holocausto. Da fortuitamente con un grupo de jóvenes músicos, de diversos orígenes, que estudian en una prestigiosa academia, y que la acogen con naturalidad y simpatía. Pero no todo fluirá con facilidad, hasta Berlin llegan su esposo y un amigo de este, con claras intenciones de llevarla de vuelta a Nueva York, además, el encuentro con su madre, que no la crió, resulta tenso y complicado. Una nueva y vibrante vida se presenta a Esty al alcance de mano, pero deberá luchar con valentía y determinación para poder alcanzarla.

“Poco ortodoxa” es una notable serie estrenada el pasado marzo en Netflix, coproducción estadounidense-alemana basada libremente en la autobiografía de Deborah Feldman «Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots», editada en 2012. En apretados cuatro episodios, narra el periplo de una joven judía ortodoxa de Nueva York a Berlín, en busca de una libertad y un sentido de vida que a sus 19 años aún no encuentra.

Sin escatimar detalles, la directora María Schrader nos lleva al interior de la comunidad ortodoxa donde nació y creció Esther, nos muestra sus ritos, usos y costumbres de forma prolija y asertiva, y alterna estas imágenes con las de Esty ya en Berlín abriéndose paso con dificultad para lograr sus objetivos. Construye así un relato completo de la vida de la joven y los hechos que la llevaron a dejar su comunidad.

La historia resulta conmovedora y emotiva, gracias sobre todo a la actuación de la protagonista (interpretada por Shira Hass), que encarna con pasión el rol y lo vive a fondo en todas sus aristas -si bien en rigor todo el elenco está a nivel de excelencia en su labor.

En la serie destaca también la mirada y el enfoque que se le da a la historia; a pesar de que subyace una fuerte crítica a la coacción que la comunidad judía ultraortodoxa impone a sus miembros, en especial femeninos, no estigmatiza ni deshumaniza a sus integrantes, fundamentando de alguna forma un proceder arraigado en ritos y costumbres milenarios.

Por otro lado, configura un expresivo retrato de la urbe alemana, como una ciudad que abraza el progreso y la diversidad como bienes naturales e irrenunciables, y en la que la vida se lleva con libertad y apertura en todo sentido. Es la tensión entre estos dos mundos separados por un océano (la comunidad judía ortodoxa en Nueva York vs la vida de Berlín), la que mayormente da fuerza al relato.

“Poco ortodoxa” es una mirada sensible, emotiva y rigurosa a la vida de una joven que con determinación despliega sus alas y emprende un vuelo, en muchos sentidos, iniciático. Un trabajo de gran cinematografía en todos sus aspectos y componentes, y que emociona con una historia que toca fibras sensibles y profundas del ser humano.

Deja un comentario