Por José Luis Arredondo.

Como parte de la promoción de sus memorias tituladas “Becoming: Mi historia”, Michelle Obama, ex Primera Dama de los Estados Unidos, organizó junto a su equipo una exitosa gira que cubrió 30 ciudades de su país.

Con el mismo título, Netflix estrenó hace unos días el documental, dirigido por Nadia Hallgren, que da cuenta de esta gira promocional. Es un detallado repaso a las actividades diarias de la señora Obama, mientras nos enteramos por boca de ella misma -o de su círculo familiar y colaboradores más cercanos- del camino que transitó desde ser una chica afroamericana descendiente de esclavos y perteneciente a una familia de clase trabajadora, hasta convertirse en Primera Dama de los Estados Unidos.

La directora tiene claro el propósito y objetivo de la cinta, y no se distrae en mirar hacia el contexto. El centro gravitacional excluyente es Michelle y la lucha que significó para ella -dado su origen y posición social- abrirse paso en una sociedad que la subestimó desde que era una estudiante de secundaria. Ayuda y refuerza al propósito de esta verdadera apología a la «self made woman», el enorme carisma y cercanía de la ex Primera Dama, que muestra una capacidad envidiable de conectar con la gente más sencilla y con sus aspiraciones. Aquí la señora Obama es una inspiración, una especie de libro viviente de autoayuda, que mirándote a los ojos te afirma que así como ella lo logró, tú también puedes.

Ese es el aspecto más “político” del documental; Mostrarnos una Michelle Obama que es un ejemplo a seguir, una líder natural que es mucho más que “la esposa de”, una ciudadana afroamericana que inspira a multitudes y que despierta admiración por lo que ha logrado. De hecho, el par de apariciones de su marido Barack Obama tienen lugar puntualmente en función de enaltecer la figura de su señora.

A medida que avanza el metraje del filme, uno constata que este es, casi sin duda, el primer paso para una futura carrera presidencial de Michelle Obama. Aquí no hay sombras ni claroscuros. Michelle es todo luz, una mujer que brilla desde siempre con luz propia, una luchadora de la vida que logró entrar a dos de las más prestigiosas universidades norteamericanas (Princeton y Harvard), a punta de esfuerzo, tesón, disciplina, trabajo y una personalidad y seguridad avasalladora. Ella encarna el sueño americano en su esencia; una digna hija del pueblo que llega a la cima por sí misma y en base a sus propios méritos.

“Espero que mi historia te impulse a ver el poder de tu historia”, le dice a una chica afroamericana en un encuentro con jóvenes. Esa es la semilla que planta Michelle, el demostrar con su ejemplo que también tú, con mucho esfuerzo y un poco de suerte, tienes el poder de cambiar el mundo.

Disponible en Netflix.

Deja un comentario