«Yo amo a los perros»: El delirante fin de una mente criminal

Por José Luis Arredondo. Ingrid Olderock fue uno de los funcionarios más siniestros de la dictadura, una torturadora, oficial de carabineros, que se especializó en amaestrar perros para utilizarlos, como instrumentos de tortura, contra prisioneros y prisioneras políticas. De entre los animales adiestrados para tal fin se encontraba «Volodia», un pastor alemán criado por ella Seguir leyendo